Tratado de las pruebas

por Ricci, Francisco
Tratado de las pruebas 9788496012875
Compartir en:


valoración (0 valoraciones)
Comenta y valora este libro

Editorial: Analecta Editorial
ISBN: 978-84-96012-87-5
Fecha de la edición: enero 2005
Colección:
Encuadernación: RUSTICA
Nº Pág.: 1006

Materias:

pvp.72,75 €

USD: 98,20 $

Disponible. Entrega 4 a 6 días


Información detallada:

Resumen del libro

Ricci, Francisco; Buylla, Adolfo (prol.) Tratado de las pruebas rús., 1 vol., 1096 pp., 69,95 eur, ISBN:84-96012-87-5. Reimp. de la edcn. de Madrid, La España Moderna, sf. El autor expone en el prólogo de este monumental tratado sobre la prueba el objeto de su estudio: Dase en todas las legislaciones una importancia decisiva a aquel trámite del juicio conocido como periodo de prueba. Originada siempre la controversia judicial en la disconformidad entre las partes acerca de la apreciación de un hecho y de la declaración de un derecho, el único medio de fijar el uno y el otro es investigar ante todo su realidad , y esto no puede lograrse sino probando el hecho, o sea procurando por cuantos medios sugiere la lógica, producir en nuestra conciencia el estado de certeza que determina el pleno convencimiento de su existencia, o probando el derecho, que consiste en demostrar cómo el derecho encarnado en la prescripción de la ley se aplica al hecho de antemano averiguado. ÍNDICE DEL TOMO PRIMERO. ESTUDIO PRELIMINAR, por A. Buylla y A. Posada. (p.5). TÍTULO PRIMERO. De la prueba en general. CAPÍTULO PRIMERO. Ìndole y requisitos de la prueba. 1. Prueba. Su concepto. Se refiere á los hechos transitorios. Los permanentes no son objeto de verdadera prueba, sino de inspección .(p15). 2. Los medios de prueba son los determinados por la ley. El juez no puede admitir otros. (p.17). 3. Pruebas preconstituídas y pruebas que han de practicarse durante el juicio. (p.18). 4. Cuando el medio de prueba es legal, debe admitirse, siempre que no se oponga una prohibición especial y sea concluyente .(p.20). 5. No se puede admitir un medio de prueba si el juez lo reputa ineficaz. Índole del juicio sobre la eficacia de la prueba y sobre la legalidad del medio invocado. (p.22). 6. El juicio sobre la influencia de la prueba debe preceder a la admisión, aun en el caso en que se dedica una excepción prejudicial que, una vez admitida, haga inútil la prueba propuesta. (p.23). 7. Considerados como pertinentes ciertos capítulos deducidos en un medio de prueba, pueden los mismos capitulos ser considerados como impertinentes con relación á otro medio deducido seguidamente. (p.28). 8. Declarada pertinente una prueba, no se puede rechazar porque sea difícil ó inverosimíl. (p.32). 9. La inmoralidad del hecho no es razón para excluir la prueba. (p.34). 10. Frustrado un medio de prueba, puede invocarse otro. Sí puede considerarse como prohibida y cuándo, la simultanea admisión de dos medios de prueba. (p.35). 11. La prueba se regula en cuanto á su admisibilidad por la ley vigente en el tiempo en que el acto ó el hecho se verificó. Las formas de las pruebas se regulan por la ley vigente cuando se invocan. En materia penal la prueba se regula por la ley vigente cuando se procede al juicio. (p.37). 12. Si la nueva ley amplía, con relación á la precedente, los medios de prueba, el principio de la irretroactividad no puede invocarse para excluir los nuevos medios con respecto de actos verificados bajo el imperio de la ley abolida. (p.40). 13. Si la ley posterior aprecia de distinto modo que la anterior un medio de prueba, ¿cuál de las dos es aplicable?. (p.45). 14. La prueba no debe confundirse con las formalidades necesarias para que el acto exista jurídicamente. (p.48). 15. Las pruebas practicadas en un juicio penal son eficaces en un juicio cívil pendiente entre las mismas partes. (p.48). 16. Las pruebas practicadas en un juicio civil conservan su eficacia en otro juicio civil pendiente entre las mismas partes. (p.52). 17. La prueba practicada en juicio conserva su eficacia, aun cuando ésta termine con sentencia declarando al juez incompetente. (p.53). NOTAS Y ADICIONES SOBRE LA LEGISLACIÓN Y LA JURISPRUDENCIA ESPAÑOLAS. (p.58). CAPÍTULO II De la prueba documental. 18. La fuerza probatoria de un documento no debe confundirse con los efectos jurídicos del mismo. (p.66). 19. La presentación de un documento no exige el juicio previo sobre la pertinencia del mismo. (p.67). 20. El juez puede ordenar de oficio la producción en juicio de documentos de cuya existencia tenga noticia. (p.68). 21. El documento no prueba si no se produce en juicio legalmente. (p.69). 22. El documento presentado por una de las partes, pasa á ser común de ambas. Si en un mismo documento se contienen varios actos, la presentación puede limitarse á uno solo. (p.71). 23. Testimonios históricos. Su valor. (p.73). 24. Las cartas. Si puede producirse en juicio una carta no dirigida al interesado en él. (p.74). 25. Certificados y actas. Su valor. (p.78). 26. Si se puede exigir al contrario la exhibición de un documento. (p.79). 27. Puede pedirse la exhibición y presentación del documento común. (p.81). 28. Requisitos de la acción ad exhibendum. 29. La parte que posee un documento no puede ser constreñida á exhibirlo en su interés para evitar el empleo de otros medios de prueba. (p.85). NOTAS Y ADICIONES. (p.87). CAPÍTULO III. Quién debe probar. 30. Cómo debe formularse el principio regulador del peso de la prueba. (p.92). 31. Faltando la prueba de la demanda ó de la excepción, el juez no está obligado á, practicar nuevas diligencias. (p.94). 32. Si no se prueba ni la demanda ni la excepción que debe hacer el juez. (p.94). 33. Qué ocurre cuando el actor no prueba. (p.96). 34. Quien tiene en su favor una presunción legal está dispensado de probar. Qué es una presunción legal. (p.99). 35. Diferencia entre las presunciones legales y las simples. (p.101). 36. El hecho sobre el cual se funda una presunción legal relativa á otro hecho, debe ser probado en juicio. (p.103). 37. Cuándo se admite prueba en contrario en la presunción legal. Cuándo no. (p.104). 38. Presunciones no legales. Cuándo son admisibles. Se debe probar el hecho en que se fundan. (p.106). 39. Qué presunciones no legales puede admitir el juez, y en qué casos. (p.108). NOTAS Y ADICIONES. (p.112). TÍTULO II. De la prueba por escrito. CAPÍTULO ÚNICO. 40. El documento (atto). (p.117). 41. El documento para que sea válido como medio de prueba, no necesita unidad en su contexto. (p.118). 42. El documento debe contener toda la convención, no una parte. (p.121). 43. Las condiciones relativas á un contrato no deben confundirse con las relativas á otro, aunque sean verificados simultáneamente. (p.122). 44. Si el documento, tratándose de acto bilateral, vale como prueba firmado por uno de los contratantes. (p.124). 45. Si exigiendo las partes como forma necesaria para la existencia de un acto el documento, puede recurrirse en su defecto á otro medio de prueba. (p.128). 46. Qué convenciones deben constar por escrito según la ley. Valor de este requisito. (p.129). 47. Examen del número 8 del artículo 1932. (p.133). 48. Cuando la convención no tenga existencia juridica por falta de documento, no puede ser invocada para ningún efecto. (p.135). 49. El cumplimiento voluntario de las convenciones ineficaces por falta del documento, no tiene existencia jurídica. Consecuencia de este principio. (p.137). 50. Consecuencias jurídicas derivadas de un permiso verbal para edificar en suelo ajeno. (p.141). 51. La promesa de efectuar actos que deben consignarse por escrito, ¿debe constar de este modo? (p.148). 52. Si el mandato para efectuar actos que deben constar por escrito, debe consignarse también por escrito. (p.156). 53. Debe constar por escrito el contrato por el cual se concede permiso para mejorar un inmueble, á fin de venderlo y dividir el aumento del valor resultante de la mejora. (p.160). 54. El documento debe hacer fe del contrato, no sólo de su preparación. (p.161). 55. Si habiendo convenido las partes en consignar sus convenios en escritura pública, valen éstos consignados en un documento privado. (p.123). NOTAS Y ADICIONES. (p.165). TÍTULO III Del documento público. CAPÍTULO PRIMERO. Cuando se requiere el documento público. 56. Para qué convenciones exige el Código Albertino el documento público. Para cuales lo exige el italiano. (p.169). 57. La disposición relativa á la exigencia del documento público es de interpretación estricta. (p.171). 58. A falta del documento público cuando la ley lo exige, la convención no existe jurídicamente, ni existe la condición relativa á la misma que del documento público no resulta. (p.174). 59. No se modifica con documento privado lo que resulta del público, cuando la ley exige este ad solemnitatem. (p.176). 60. Este principio se aplica mi las relaciones entre los contratantes, no á las relaciones con terceros. (p.177). 61. La liberación de la obligación consignada en documento público puede, según el Código, hacerse verbalmente. (p.179). 62. Principio del Código Albertino. (p.181). 63. Consideración de la venta de árboles para ser arrancados 64. Constitución de venta. El Código Albertino documento público, y el italiano privado tan sólo. (p.185). 65. Si la sentencia es un documento publico. (p.186). 66. Procuración conferida por documento público. Rendición de cuentas. El Código Albertino en este caso. (p.187). NOTAS Y ADICIONES. (p.188). CAPÍTULO II. Forma del documento público. 67. Elementos que deben concurrir en el documento público. Quid si falta alguno. (p.189). 68. El documento público para tener el valor de documento privado debe estar timado por las partes. (p.192). 69. Cuándo vale el documento público como documento privado. (p.194). 70. Documento auténtico equivale á documento público. (p.197). 71. Cuándo puede negarse el notario á prestar sus servicios. (p.203). 72. El notario debe conocer á las partes y hacer declaración de ello en el documento publico.Si se omite esta declaración el documento no es nulo. (p.205). 73. Si es nulo el documento público que no lleva la firma de una parte que declaró falsamente no saber firmar. (p.206). 74. Mención que el notario debe hacer de la declaración de la parte relativa á la causa que le impide firmar. Lugar de la misma. Debe preceder á la lectura del documento bajo pena de nulidad. (p.207). 75. Lectura del documento y mención de la misma. Omisión. Nulidad. (p.210). 76. Si el documento nulo, que no puede valer como documento privado, puede valer como principio de prueba. (p.211). 77. Indicación del lugar y casa en que el documento notarial se autorice. (p.212). 78. Firmas marginales exigidas cuando el documento publico ocupe varios folios. (p.213). 79. Cuándo no puede intervenir el notario. Quid si contraviniese la prohibición. (p.214). 80. Formalidades que deben observarse por el notario al librar copias de los documentos públicos. (p.217). NOTAS Y ADICIONES. (p.220). CAPÍTULO III. Fe del documento público. 81. El documento público hace fe plena de los hechos verificados ante el notario. Cuáles son éstos. (p.227). 82. La fe debida al documento público no se extiende á la verdad de la declaración hecha por las partes acerca de su capacidad, ni al aserto del notario. (p.229). 83. Dicha fe no se extiende á la verdad intrínseca de las declaraciones de las partes. (p.233). 84. Con qué medios de prueba se puede demostrar que las declaraciones hechas por las partes ante el funcionario público, no son conformes á la verdad. (p.235). 85. El documento público se impugna mediante acusación de falsedad. (p.237). 86. El documento público hace fe contra todos. Diferencia entre la fe atribuída al documento público y la que se debe al privado. (p.239). 87. El documento público hace fe también de las indicaciones hechas en él, siempre que tengan relación con la disposición principal. (p.240). 88. copia del documento público. Cuándo hace fe como el original. (p.242). 89. Á falta del original y de la copia depositada en el archivo, ¿cuándo hacen fe las copias auténticas?. (p.243). 90. Copias impresas de documentos antiguos. Si merecen fe y cuándo. (p.246). 91. Contradeclaraciones acordadas por las partes. Efectos de las mismas limitados á los contratantes. (p.243). NOTAS Y ADICIONES. (p.250). TÍTULO IV. Del documento privado. CAPÍTULO PRIMERO. Caracteres del documento privado. 92. El documento privado, según el Código Albertino, podía hacerse aun por los que no sabían firmar. (p.255). 93. El documento relativo á convenciones sinalagmáticas debía constar, según el mismo Código, en varios originales. Quid en caso de falta de conformidad entre las mismos. (p.256). 94. Según el Código vigente, la escritura privada no puede hacerse sino por quienes saben firmar.No se exige la multiplicidad de ejemplares. (p.258). 95. Un documento no firmado no puede hacer fe. (p.261). 96. En qué debe consistir la firma. Si es necesario que quien firma sepa leer y escribir. (p.263). 97. Si es necesario que la firma se ponga después de redactado el escrito. (p.266). 98. En que lugar debe firmarse. (p.267). 99. No es necesario que las diversas firmas se pongan simultáneamente. (p.272). 100. La fecha no es formalidad esencial en el documento privado. Si falta puede demostrarse por medio de testigos. (p.274). 101. En qué documentos se exige el bien ó el aprobado. Obligaciones unilaterales de cantidad. (p.275). 102. Obligaciones unilaterales de calidad. No se exige el bueno. Liberación. Obligaciones unilaterales contenidas en el cuerpo del documento bilateral. No exigen dicha formalidad. (p.276). 103. Cómo debe hacerse y qué debe contener el aprobado. (p.278). 104. Si la suma expresada en el documento es distinta de la indicada en el aprobado, por qué suma se presume la obligación. (p.279). 105. Los intereses deben consignarse en el aprobado. (p.280). 106. No se aplica esta formalidad á los asuntos mercantiles. (p.281). 107. Valor del documento privado con dicha formalidad cuando esta se requiere. (p.281). NOTAS Y ADICIONES. (p.285). CAPÍTULO II. Fuerza probatoria del documento privado. 108. El documento privado, reconocido, hace la misma fe que el público. (p.286). 109. Comprobación á que debe procederse en el juicio, cuando el documento privado no ha sido reconocido. (p.287). 110. Documento reconocido por efecto de la rebeldía de aquél contra quien se produce. (p.289). 111. De qué hace fe el documento privado. Impugnación de su contenido. (p.290). 112. Reconocimiento implicito del documento. Cuándo ocurre. (p.294). 113. Documento constituído por la mitad de un papel, con sello, separado de la otra mitad. ¿Hace fe?. (p.295). 114. Copias del documento privado. Cuándo hacen fe. 115. Documento reconocido en juicio, pero sin firma.Si hace fe plena. (p.299). 116. El documento privado hace fe también de las indicaciones ó enunciaciones que contiene. (p.302). 117. El documento privado hace fe entre las partes que lo han firmado. Respecto de terceros no hace fe de su fecha. (p.302). 118. Hace fe entre los causahabientes. Cómo se distinguen éstos de los terceros. (p.305). NOTAS Y ADICIONES. (p.310). CAPÍTULO III. Fecha cierta del documento privado. 119. Entre las partes el documento privado hace fe de su fecha. Si pueden impugnar la fecha y con qué medios. (p.314). 120. Quiénes se reputan terceros respecto de la fecha del documento. (p.316). 121. Si la masa de acreedores puede considerarse tercero ante la fecha del documento firmado por el quebrado. (p.319). 122. Si el cesionario debe considerarse tercero con relación á la fecha del documento firmado por el cedente. (p.320). 123. Si el acreedor que embarga es tercero respecto del deudor. (p.323). 124. Disposiciones relativas á cómo se hace cierta la fecha. (p.325). 125. La fecha de los documentos mercantiles se asegura con cualquier medio legal de prueba. (p.329). 126. Modos legales para asegurar como cierta, respecto de terceros, la fecha del documento privado. (p.330). 127. Si se admiten otros equivalentes. (p.333). 128. Cuáles pueden considerarse tales. La prueba testifical no se reputa modo equivalente. (p.335). 129. Indícanse algunos. (p.338). NOTAS Y ADICIONES. (p.340). CAPÍTULO IV. Libros de los comerciantes. 130. Los libros de los comerciantes no hacen prueba en su favor. Cuándo puede el juez deferir el juramento á una ó á otra parte. Dichos libros hacen prueba contra los comerciantes. (p.342). 131. Respecto de los no comerciantes, los libros indicados constituyen una semiprueba. (p.345). 132. Reconocimiento de los libros de los comerciantes. Si puede ordenarse en los litigios civiles. (p.347). 133. Los libros deben conservarse diez años. Si transcurrido este plazo puede ordenarse su exhibición. Además de los libros prescritos por la ley, los comerciantes pueden tener otros. Si puede ordenarse la exhibición de éstos. (p.348). 134. Prueba plena de los libros entre los comerciantes. Cuándo la hacen. (p.349). 135. Para hacer prueba los libros de los comerciantes, deben ser llevados con regularidad. (p.351). 136. Si los libros no llevados con regularidad pueden constituir un principio de prueba. (p.354). 137. Reconocimiento y exhibición de los libros. Diferencia entre una y otra. (p.355). NOTAS Y ADICIONES. (p.357). CAPÍTULO V. De los registros y de los papeles privados. 138. Los registros y papeles privados no hacen prueba en favor de quien los ha escrito. Qué se entiende por papeles privados.Su característica. (p.361). 139. Dichos papeles ó registros no hacen prueba en favor de los herederos del que los escribió. (p.363). 140. Si hacen prueba en contra de quien los tiene y los ha hecho escribir para su uso, no hacen prueba contra quien lo escribió en virtud de encargo. (p.365). 141. En qué casos hacen prueba contra quien los conserva en su poder (p.365). 142. Si hacen la misma fe los papeles domésticos que contienen liberaciones. (p.368). 143. Si se puede exigir la exhibición de los papeles privados. (p.368). 144. Si los registros de personas morales deben considerarse como papeles privados, que no hacen prueba en favor de quien los ha escrito. (p.369). 145. Anotaciones puestas por el acreedor al dorso ó al margen de su título de crédito. Valor probatorio. Qué debe enunciar la anotación para que tenga valor probatorio. (p.375). 146. Para que haga fe la anotación hecha en el título, éste debe permanecer siempre en manos del acreedor.Quid si estuvo durante algún tiempo en poder de tercero, pasando luego á manos del deudor. (p.378). 147. Anotaciones hechas por el acreedor sobre un duplicado del título propio del deudor. Cuando hacen fe contra el acreedor. (p.379). 148. Anotaciones sobre un recibo. Cuándo hacen prueba á favor del deudor. (p.380). NOTAS Y ADICIONES. (p.381). TÍTULO V. De la prueba testifical. CAPÍTULO PRIMERO. Generalidades. 149. La prueba testifical constituye hoy una excepción. Por qué desconfía el legislador de este medio de prueba. (p.383). 150. La prueba testifical no puede disponerse de oficio por el juez. 151. El objeto de esta prueba son los hechos, no los juicios y apreciaciones relativas á los mismos. (p.387). 152. Deben deducirse específicamente los hechos sobre los cuales se invoca la prueba testifical. (p.391). 153. Sobre hechos vagos é indeterminados no se admite la prueba oral. (p.393). 154. La inverosimilitud ó dificultad de probar los hechos no son razones para repeler la prueba de testigos. (p.394). 155. No es necesario que los hechos que se trata de probar hayan ocurrido en presencia delos testigos. Pueden éstos deponer de auditu. (p.397). 156. Corresponde al juez apreciar el dicho de los testigos y la fe que éstos merezcan. (p.398). NOTAS Y ADICIONES. (p.400). CAPÍTULO II . Inadmisibilidad de la prueba oral contra ó para adicionar la escrita. 157. Prohibición de la prueba oral por razón de la materia y por razón del valor. (p.403). 158. La prohibición de la prueba oral, por un motivo y por otro, es de orden público. Así, pues, si la prueba fuese practicada sin atender á tal prohibición, con el asentimiento de las partes, el juez no debe tenerla en cuenta. (p.404). 159. Es, sin embargo, admisible en el caso supuesto, cuando la prueba oral hubiera sido dispuesta por sentencia ejecutoria. (p.409). 160. Prohibición por razón de la materia. No se puede probar con testigos contra el documento. (p.414). 161. No se prueba con testigos para adicionar ó favorecer el documento. (p.417). 162. Si cuando se trata de obligaciones por escrito por suma que no exceda de 500 liras, puede probarse con testigos. (p.419). 163. Si en el mismo supuesto puede probarse con testigos la convención posterior que modifique la primera consignada por escrito. Razones que aconsejan la negativa. (p.421). 164. Si en el mismo supuesto puede probarse con testigos la novación de la obligación que conste por escrito. Razones en pro de la afirmativa. (p.427). 165. Para aclarar el significado obscuro ó incierto del documento es siempre admisible la prueba testifical . (p. 428) 166. El error material, aun en un documento público, puede probarse con testigos. (p.431). 167. Es admisible la misma prueba para demostrar el error que ha viciado el consentimiento de uno de los con tratantes, aunque la convención conste por escrito. (p.433). 168. Lo mismo ocurre respecto del dolo y de la violencia. 438 169. En caso de duda sobre la identidad de la persona que ha tomado parte en el acto, puede aclararse esto mediante prueba testifical. (p.440). 170. No constando en el documento la causa de la obligación, puede acudirse á la prueba oral para establecerla. (p.442). NOTAS Y ADICIONES. (p.446). CAPÍTULO III Prohibición de la prueba testifical por razón del valor. 171. No es admisible la prueba testifical sobre convenciones cuyo objeto sea de un valor superior á 500 liras. (p.450). 172. Para determinar el valor se atiende no sólo al capital, sino también á los intereses. Cómo se calculan éstos. (p.453). 173. Para decidir sobre la admisibilidad de la prueba testifical por razón del valor, se atiende al momento en que la convención se verificó. Consecuencias de este principio. (p.456). 174. Varias demandas propuestas en un mismo juicio. No se admite la prueba oral si en junto exceden de 500 liras. Las demandas no justificadas por escrito se han de proponer en el mismo juicio. (p.459). 175. Entre los créditos á que alude el número precedente, no se comprenden aquellos respecto de los cuales existe principio de prueba por escrito. (p.462). 176. Si una convención no puede probarse por testigos, tampoco puede probarse una de sus condiciones. (p.464). 177. La prohibición de la ley aplícase á las convenciones, no á los hechos materiales. (p.467). 178. El pago no puede probarse por testigos si excede de las 500 liras. (p.468). 179. Si hay varios pagos que en junto excedan de las 500 liras, aplícase la prohibición. (p.472). 180. Si el pago fuese deducido como medio para reconocer la deuda, puede probarse siempre con testigos. (p.479). 181. Si se aplica la prohibición de que se trata á la renuncia. (p.477). 182. El mandato para un negocio superior á 500 liras no puede probarse con testigos. (p.479). 183. Aplícase tal prohibición á las convenciones tácitas. (p.480). 184. Aplícase también á las convenciones hechas con ánimo de reclamar lo entregado. (p. 482). 185. La prohibición de la prueba oral refiérese á las partes, no á terceros. (p.483). 186. Aplicaciones del principio. Adjudicación á varios hijos coherederos de una suma superior á 500 liras. Acreedor que obra contra el deudor. Si puede probarse con testigos la existencia de un, crédito á favor de éste, por suma superior á 500 liras. (p.485). 187. Aunque la prohibicion no se refiere á terceros, alcanza á los contratantes en sus relaciones con ellos. (p.490). 188. No se aplica la prohibición á los hechos que no implican convenciones. (p.492). 189. Qué hechos se conceptúan que no entrañan convenciones. (p.494). 190. La orden de ejecutar ciertas obras puede probarse con testigos. (p. 495). 191. Tratandose de arriendos, la licencia dada para dejar el predio puede probarse con testigos. (p.496). 192. Si el permiso dado para edificar en suelo ajeno puede probarse con testigos. (p.498). 193. El modo como se ha empleado una suma, que resulta pagada, puede probarse con testigos. (p.502). 194. Puede probarse con testigos el hecho de que un recibo, preparado por el acreedor para entregarlo al deudor una vez efectuado el pago, haya llegado á poder de éste sin haber pagado. (p.505). 195. El hecho de haber cultivado uno un fundo en calidad de colono, puede probarse por testigos. (p.506). 196. También puede probarse por ese medio la procedencia de un dinero desembolsado para comprar un inmueble. (p.508). 197. El incumplimiento de la convención puede probarse con testigos, asi como la aseveración de las condiciones de que depende. (p.508). 198. Igualmente puede probarse la oferta de pago hecha y rehusada. (p.509). 199. Los resultados de un dictamen pericial extrajudicial pueden combatirse por medio de la prueba oral. (p.511). NOTAS Y ADICIONES. (p.513). CAPÍTULO IV. 200. Excepciones en caso de existencia de un principio de prueba por escrito.Esta excepción refiérese á la prohibición, tanto en razón de la materia como en razón del valor. (p.5). 201. El principio de prueba debe resultar de escrito procedente de aquel contra quien la demanda se propone. Qué escritos pueden constituir tal principio. (p.9). 202. Si las anotaciones hechas por el deudor en sus papeles ó registros constituyen en contra suya principio de prueba. Lo constituye una carta. (p.10). 203. La escritura privada sin el bueno, constituye principio de prueba por escrito. (p.12). 204. Si las declaraciones del tutor en un inventario constituyen principio de prueba escrita contra el menor. (p.15). 205. Un documento no firmado puede constituir principio de prueba por escrito. (p.20). 206. El principio de prueba para combatir los resultados de un documento no puede inferirse del documento mismo. (p.21). 207. Los escritos que constituyen principio de prueba deben exhibirse en juicio; no puede demostrarse su existencia por medio de testigos. (p.22). 208. El escrito proviene de aquel contra quien la demanda es propuesta, cuando proviene de aquel que lo representa. (p.24). 209. El documento puede constituir principio de prueba aun cuando haya sido producido en juicio sólo por aquel contra el cual la demanda es propuesta. (p.25). 210. Un hecho no puede constituir Principio de prueba por escrito. (p.29). 211. Las admisiones en juicio constituyen principio de prueba escrita. El mismo principio puede inferirse de la no comparecencia del interrogado para responder. (p.30). 212. Dicho principio puede estar constituido por las declaraciones contenidas en la citación. 213. No lo constituyen los asentimientos del procurador. (p.36). 214. El documento debe hacer verosímil el hecho alegado; así, debe referirse á él y no á otro. (p.40). 215. Si el documento no proviene de aquél contra quien se opone, ó no hace verosimil el hecho alegado, no puede constituir principio de prueba. (p.40). 216. Excepción de la prohibición cuando no hubiera sido posible al acreedor procurarse prueba escrita de la obligación. Tal excepción no es aplicable cuando el documento lo exige la ley ad solemnitatem. (p.42). 217. Primer caso de imposibilidad: cuasi-contratos, delitos y cuasi-delitos. Otro caso: depósitos sucesivos. Tercero: cuando se trate de obligaciones contraídos con ocasión de accidente imprevisto. (p.43). 218. Si estos casos están indicados taxativamente ó demonstrationis causa. (p.46). 219. Imposibilidad moral de procurarse la prueba escrita relativa á los médicos. (p.50). 220. Imposibilidad también tratándose de adquisición de animales en feria ó mercados. (p.53). 221. La simple negativa de la parte á dar la prueba escrita, no implica tal imposibilidad. (p.56). 222. Excepción de la prohibición en el caso de pérdida del documento que servía de prueba. La excepción aplicase al caso en que el escrito fuese requerido ad solemnitatem. (p.58). 223. El caso en que el documento se hubiera perdido debe ser de fuerza mayor. (p.69). 224. Extremos que deben cornprobarse para que haya lugar á la excepción de que se trata. (p.61). 225. El hecho punible está comprendido en la excepción de la prohibición. (p.63). NOTAS Y ADICIONES ACERCA DE LA LEGISLACIÓN Y DE LA JURÍSPRUDENCIA ESPAÑOLAS. (p.65). CAPÍTULO V. De la prueba testifical en matería mercantil. 226. Innovaciones introducidas á este propósito por el Código de Comercio. Motivos de las mismas. (p.66). 227. Si el auto es mercantil por una de las partes, y no por la otra, qué ley debe regular la prueba. (p.74.) 228. En materia mercantil, el arbitrio del juez sobre la admisión de la prueba oral tiene lugar sólo en los casos en que dicha prueba no sea admisible según las reglas del Código civil. (p.83). 229. A qué debe atender el juez al ejercer la facultad de admitir ó rechazar la prueba testífical en materia mercantil. (p.86). 230. La prueba testifical no es admisible en materia mercantil en los casos en que el Código de Comercio exige la prueba escrita, salvo las excepciones establecidas en el Código civil. (p.88). 231. Si el documento en materia mercantil fuese requerido sólo ad probationem, la prueba testifical se admite según las reglas del Código civil. (p.91). 232. Si en las sociedades mercantiles es admisible, en defecto del documento, la prueba testifical en las relaciones entre los socios. (p.93). NOTAS Y ADICIONES ACERCA DE LA LEGISLACIÓN Y LA JURISPRUDENCIA ESPAÑOLAS. (p.96). TÍTULO VI. De la confesión. CAPÍTULO PRIMERO. Generalidades. 233. En qué consiste la confesión. Prueba contra, no á favor del confesante. Objetivo de la misma.El hecho, no el derecho. (p.99). 234. Confesión judicial y extrajudicial. Diferencias su razón. (p.102). 235. Valor de la confesión judicial. (p.105). 236. La confesión ante árbitros ó componedores es judicial. (p.106). 237. ¿Qué declaración hecha en juicio constituye confesión? ( ... sigue ... )


libros relacionados:

Práctica Procesal Civil (10 tomos)
Broca. Majada.Corbal

por Corbal Fernández, Jesús EugenioIzquierdo Blanco, PabloPicó i Junoy, Joan

Práctica Procesal Civil (10 tomos) 2000000459127

Una obra completa, avalada por el prestigio de Jesús E. Corbal, director de un excelente equipo multidisciplinar de más de 30 autores, garantía todo ello del rigor y la excelencia ...

pvp.998,00 €



Abogados auto-responsables
Una nueva conciencia de la abogacía

por Corbal Fernández, Jesús Eugenio

Abogados auto-responsables 9788494040443

Un libro que invita a los abogados a re-descubrirse; a los que lo serán, a diseñar su futuro; y a todos, a transformarse y transformar el mundo. Es frecuente encontrarse ...

pvp.15,00 €



Ejecución procesal civil

por Cachón Cadenas, Manuel Jesús

Ejecución procesal civil 9788415690429

Guía didáctica y sistemática que sirve de introducción a asuntos esenciales referidos a la ejecución procesal civil. Aunque pensada especialmente para estudiantes de grado y de posgrado, puede ser de ...

pvp.35,00 €



La prueba electrónica ante los tribunales

por Ortuño Navalón, Maria Del Carmen

La prueba electrónica ante los tribunales 9788490337998

La obra aborda la presencia de las nuevas tecnologías informáticas, como el acceso a datos de ordenadores, la intervención de conversaciones, la videovigilancia, entre otros, en el procedimiento judicial así ...

pvp.21,00 €




Boletín de Novedades

Introduzca su email para recibir novedades


Recomendados

  • Jurisprudencia civil comentada
    Tribunal Supremo. Sala de lo Civil. 2009-2013

    por Larrondo Echenique, Mª del MarLarrondo Lizarraga, Joaquín María

    Bosch

    Jurisprudencia civil comentada 9788416018246

    Obra fundamental y rigurosa para magistrados, fiscales, abogados, notarios, registradores, profesores universitarios y estudiantes en la solución de los problemas jurídicos habituales. Además de contener de forma sistemática y actualizada la última jurisprudencia civil, cada ...

    pvp.168,48 €


  • Vademécum de jurisprudencia procesal
    Doctrina procesal del Tribunal Supremo

    por Gui Mori, Tomás

    Bosch

    Vademécum de jurisprudencia procesal 9788416018673

    El fácil, rápido y ordenado acceso a la doctrina del TC, en cualquiera de los órdenes procesales, resulta la principal utilidad de este Vademecum. Una herramienta de trabajo práctica que facilita, a todo profesional del ...

    pvp.65,52 €


  • Tratado pericial judicial

    por Abel Lluch, Xavier

    La Ley

    Tratado pericial judicial 9788490203309

    Con el aval del prestigio reconocido de un grupo de peritos se presenta este abarcador tratado sobre la prueba pericial, que reúne en un único texto el saber acumulado de hasta nueve modalidades de la ...

    pvp.85,00 €


  • La doctrina de los actos propios
    Un estudio crítico sobre la jurisprudencia del Tribunal Supremo

    por Díez Picazo, Luis

    Civitas

    La doctrina de los actos propios 9788447046645

    El tema argumental de este estudio es la llamada "doctrina de los propios actos". Probablemente ningún otro aforismo como éste, según el cual "nadie puede ir válidamente contra sus propios actos", habrá sido tan reiteradamente ...

    pvp.98,00 €


  • Soy abogado
    Así capto y conservo clientes satisfechos (2 vols.)

    por Pérez, David

    Paraprofesionales

    Soy abogado 9788494145001

    Sé que muchos de nosotros tenemos la necesidad de encontrar Clientes y de Mantenerlos Satisfechos.Y lo sé porque soy Abogado desde hace muchos años, y porque para mí también es una necesidad de primer orden.Mi ...

    pvp.59,00 €



Publicidad: